Coaching Empresarial: ¿Un Concepto Nuevo para as Empresas?

El coaching empresarial no es un término nuevo pero al ser difícil de entender desde su traducción al español, para muchos se vuelve algo complejo y extraño. El coaching no es más que un proceso mediante el cual un coach ayuda a su coachee a definir sus metas y alcanzarlas de la manera más óptima dentro de un marco de tiempo. Para esto se requiere un coach (líder) que esté preparado con las competencias para guiar hacia un crecimiento personal y profesional, que su visión sea trascendente, ambiciosa y responsable para que así pueda orientar a su coachee a alcanzar sus objetivos de manera individual . El coaching es una disciplina que tuvo sus orígenes, lo vivimos en nuestra actualidad y todavía está en desarrollo para un futuro. A continuación se comentarán a detalle estas etapas para tener un panorama más amplio de lo que es el coaching en nuestra vida.

 

Una vez definido el término coaching, es necesario conocer sus orígenes para tener más clara la técnica que se utiliza al momento de aplicarlo y así entender como funciona. El coaching tiene sus bases en la mayéutica, siendo así un método socrático donde el maestro mediante preguntas va haciendo que el discípulo descubra nociones que en él estaban latentes. Los orígenes del coaching se definen de esta manera ya que es básicamente un proceso basado en la comunicación, donde el coach realiza una serie de preguntas para que el coachee pueda entender sus motivaciones personales dentro de la realidad y explotar sus destrezas al máximo. Como se puede notar, el coaching es un ejercicio de descubrimiento y mejora del individuo consigo mismo. Una vez establecido como método socrático el coaching se empieza a implementar de manera más notoria en la sociedad en los años 70 por Timothy Gallway quien en base a una observación en deportistas nota que el ser humano tiene un enemigo constante e interno; su propia mente. Gallway concluye que este juego interior con la mente es la que produce la inseguridad y ansiedad en las personas. Para alcanzar la excelencia debe aumentar el nivel de consciencia y de atención a las sensaciones. Después de ser establecidos por Gallway los primeros pasos del coaching como lo conocemos actualmente, entra John Whitmore, quien es conocido como otro de los fundadores del coaching. Según Whitmore en el coaching debe haber dicho entrenador quien ayuda al individuo a plantear metas superiores a las que tenía antes.

Después del surgimiento del coaching por parte de estos fundadores este ha continuado evolucionando. Actualmente existe la ICF (International Coaching Federation) la cual tiene cerca de 14000 miembros de todo el mundo y fue fundada por Thomas Leonard. Esta organización marca al coaching como un proceso de transformación de la consciencia que lleva a un descubrimiento personal y profesional del individuo. Para este proceso es fundamental una buena comunicación ya que se debe dar un intercambio de información entre ambas partes para trabajar en la mejora y la meta debe estar claramente establecida, lo cual nuevamente se logra mediante una buena comunicación. Con todo esto establecido, el coaching en la actualidad se compone principalmente de tres etapas que se han podido consolidar durante su evolución hasta la actualidad. La primera etapa consiste en la ayuda del coach a su coachee donde analizan las diferentes variables de un problema para hallar el punto de partida hacia la solución. La segunda etapa se cuestiona los paradigmas que existen en la consciencia del coachee para generar una actitud reflexiva y encontrar nuevos modelos que faciliten su desempeño como individuo. Finalmente la tercera etapa es el primer paso del coachee a dar una respuesta hacia la problemática.

 

En el proceso de la evolución del coaching también han surgido otras disciplinas, las cuales son similares a este pero no iguales. Por eso es importante destacar las diferencias entre unas y otras para no generar confusión en cuanto al propósito y desarrollo del coaching. Una de las disciplinas que suele ser confundida con el coaching es la consultoría. Esta sin embargo, está enfocada en mejorar procedimientos, líneas de producción e información de manera global en una empresa mientras que el coaching se enfoca en el individuo. El consultor aconseja seguir una estrategia, el coach no establece la estrategia, por el contrario deja que el individuo la descubra. Otra disciplina que se confunde es la terapia. En una terapia hay sesiones y conversación como en el coaching pero en esta se tratan patologías mientras que el coaching busca la transición de una persona en estado normal al estado de excelencia. Una tercera disciplina que suele confundirse es la del counselling, el cual busca aconsejar al cliente mientras que el coaching no aconseja, simplemente hace preguntas para que el individuo encuentre el camino. Finalmente otro término que puede creerse que es parecido al coaching es el mentoring, el cual se enfoca en brindar información clave basada en experiencias similares, otorga ayuda y consejos para ser un mentor del individuo en su camino. El coaching no facilita información, tampoco sugiere o aconseja ya que trabaja desde una perspectiva más objetiva sin pasar necesariamente por experiencias de su coachee.

 

Ahora que ha sido explicada los orígenes y evolución del coaching es importante cuestionarse cual será su futuro. Por ahora lo único que es certero de esta práctica es ya lo suficientemente asentada para perdurar. Con el tiempo lo óptimo sería poder tener métricas exactas de las organizaciones para medir los resultados que tiene la aplicación del coaching en los individuos que forman parte de una empresa. En un futuro el coaching se proyecta dentro del ámbito organizacional y sicológico a manera de especialización para así .

 

En conclusión, el coaching es un proceso que está en constante evolución. Busca la innovación y el cambio del individuo para encontrar una manera de sacar el máximo provecho de sus habilidades mediante un proceso de diálogo y así alcanzar sus objetivos. Es una práctica muy útil para sobrellevar dificultades y llevarlas al siguiente nivel. Cada vez se está generando más consciencia de la importancia de esta práctica, sobretodo a nivel empresarial. Por ejemplo, grandes empresas como General Motors ya lo aplican para que los empleados puedan tener claro su camino y la forma de recorrerlo. Es importante que con esta consciencia no solo las multinacionales sino todas las empresas empiecen a aplicarlo ya que los miembros de esta son el motor más grande y es indispensable que estén claros y motivados en su trabajo.